Buscar
  • BIOFIX CONSULTORÍA

Proyectos REDD+ y la identidad de los territorios

La visión de las comunidades sobre su entorno social y ambiental es clave para determinar el enfoque y el nombramiento de los proyectos REDD+ desarrollados en territorio. Representantes de familias afrodescendientes e indígenas hablan sobre la razón de los nombres asignados a los proyectos de conservación que lidera su comunidad.


Especies en peligro de extinción, historia cultural y nombres de consejos comunitarios son algunas de las inspiraciones para determinar el nombramiento de los proyectos REDD+ (Reducción de las Emisiones Generadas Por la Deforestación y Degradación Forestal) en las comunidades que protegen los territorios.


A 2021, BIOFIX trabaja en asocio con más de 24 comunidades, entre afrodescendientes e indígenas, las cuáles participan activamente en la definición de líneas de acción de los proyectos, así como en asignar un nombre que proyecte su identidad.


¿Qué significan los nombres de los proyectos REDD+ estructurados por BIOFIX?



DELFINES CUPICA REDD+


Es el segundo proyecto más grande estructurado por BIOFIX, el cual tiene por objetivo la protección de 103.022 hectáreas de bosques tropicales de selva húmeda en el extremo norte del Departamento del Chocó.


Su nombre fue definido en homenaje a las familias que conforman los consejos comunitarios de Cupica y Costa Pacífica Norte del Chocó, Los Delfines, ubicados en Bahía Solano y Juradó, Chocó, respectivamente, que conforman este importante proyecto de conservación.


Juver Antonio González Rivera, presidente y representante legal del Consejo Comunitario Costa Pacífica Norte del Chocó, Los Delfines, cuenta que se le dio este nombre en honor a la asociación de los dos consejos mayores de la zona: Delfines y Cupica.


“El nombre Delfines hace referencia a los delfines del Chocó colombiano y busca hacer un reconocimiento a trabajo en manada que llevan a cabo estos mamíferos”, dice González haciendo alusión al trabajo conjunto de las familias en estos corregimientos.

COCOMAN FRONTERA REDD+


Decidimos darle ese nombre a este proyecto porque que es la unificación de dos consejos comunitarios: el Consejo Comunitario de Juradó y el Consejo Comunitario Mayor de Novita Cocoman. Estos consejos se unieron para tener un alcance mayor en su trabajo y decidieron darle este nombre COCOMAN FRONTERA, porque el consejo comunitario de Juradó se encuentra en la frontera con Panamá, por eso le quisimos llamar así”, afirma Tulio Antonio Hurtado presidente y representante del Consejo Comunitario Mayor de Novita Cocoman.


Para Tulio Antonio este proyecto es muy importante porque les permite mejorar su calidad de vida y vivir en medio de la naturaleza. “¡Qué bueno es vivir con un ambiente sano bajo el abrigo de la naturaleza! Y brindarle oportunidad de vida a otras personas con esta cantidad de bosque que nosotros estamos conservando”.


COCOMAN FRONTERA REDD+ busca proteger 133.637 hectáreas de bosques en el Chocó, junto con las Juntas Directivas de los Consejos Comunitarios Mayor de Juradó “LOS MARLIN”, y el Consejo Comunitario Mayor de Novita – COCOMAN.


También te puede interesar: Pueblos indígenas, actores claves en la conservación de bosques en Colombia


KALIAWIRI REDD+


¿Qué historia hay detrás de este nombre? Ramón León León, cabildo gobernador del Resguardo Río Siare-Barranco Lindo y miembro del proyecto KALIAWIRI REDD+, cuenta que KALIAWIRI significa árbol de la vida. Según la historia, de este árbol salieron todas las frutas o alimentos.


Este proyecto se lleva a cabo en los departamentos de Guainía y Vichada y busca garantizar la conservación de las 450.000 hectáreas de bosques de selva tropical que poseen sus colectividades.

PALAMEKU KUWEI REDD+


“En la cosmovisión indígena Sikuani Piapoco, PALAMEKU es un dios creador de las herramientas para poder trabajar el árbol de la vida. Fue el que hizo el hacha, que es el símbolo de todas las herramientas. Y KUWEI significa: dios creador de la tierra, el agua y de toda la cosmovisión del Sikuani Piapoco”, cuenta Mónica Vallejo Gaitán, indígena del resguardo Río Muco y Guarojo de la comunidad la Libertad.

PALAMEKU KUWEI REDD+ está ubicado en el municipio de Cumaribo, en el departamento de Vichada, y su objetivo es velar porque 32.667 hectáreas de sus territorios, que comprenden bosques de sabana y morichales, se conserven.


Lee también: ¿Qué es un proyecto REDD+ y cuáles son sus beneficios?


YAAWI IIPANA REDD+

Saúl Castro González de la comunidad Cerro Cocuy del Resguardo Morichal Viejo y miembro del proyecto YAAWI IIPANA REDD+, explica que este nombre significa: La casa del jaguar.

“Quisimos colocar el nombre al proyecto porque en nuestro resguardo el tigre está en peligro de extinción y nosotros queremos protegerlo, de la misma manera que el tigre protege su territorio”.

YAAWI IIPANA REDD+ protege 253.406 hectáreas de bosques densos de la región Amazónica y busca minimizar el impacto generado por la deforestación y la degradación forestal.


ARLEQUÍN REDD+


Servelio Rentería, integrante del proyecto ARLEQUÍN REDD+ y representante legal del consejo de Lloró, cuenta que el nombre del proyecto es en honor a la rana Arlequín:

“Es una especie que está en peligro de extinción por la tala de bosques. Por eso, proteger los bosques es la mejor manera de prevenir la desaparición de la rana Arlequín”.


ARLEQUIN REDD+ está ubicado en los municipios de Cantón de San Pablo, Lloró y Cértegui, ubicados en la Zona Biogeográfica del Chocó. Este proyecto protege 75.000 hectáreas de bosques húmedos tropicales y busca minimizar el impacto que sus comunidades generan por deforestación o degradación forestal.


BANAKALE REDD+


“La palabra BANAKALE, en la tradición indígena en el pueblo Sikuani, significa la variedad de semillas que hoy encontramos en los conucos y en las huertas, y fundamenta la alimentación tradicional Sikuani. Es la base de la seguridad alimentaria para el pueblo indígena y para la pervivencia de los grupos éticos Sikuani”, afirma Olegario bonilla Ordoñez, quien pertenece al proyecto BANAKALE REDD+, del resguardo Santa Teresita del Tuparro.


Este proyecto tiene como objetivo proteger 61.678 hectáreas de los bosques de los Resguardos Indígenas Santa Teresita del Tuparro y La Llanura. Además, busca asegurar la sostenibilidad ambiental y mitigar las amenazas que suponen los principales agentes y motores de deforestación.


NAYA REDD+


Felipe Sanclemente, representante legal del consejo comunitario las Cuencas del río Naya afirma que:

“El proyecto NAYA REDD+ significa para la comunidad la administración responsable de los recursos naturales y la reivindicación del nombre del río”.

Este proyecto se lleva a cabo en la cuenca hidrográfica del Río Naya, que está ubicado en las inmediaciones del Departamento del Cauca y del Valle. En este territorio y con este proyecto se busca proteger 62.715 hectáreas del bosque muy húmedo tropical.


Los proyectos REED+ (Reducción de Deforestación y la Degradación de los Bosques), buscan contribuir a la reducción de Gases Efecto Invernadero, así como combatir la pobreza y la desigualdad en las regiones donde se encuentran ubicados, todo esto de la mano de las comunidades.


También te puede interesar: Cómo se benefician los propietarios y custodios de bosques con los proyectos REDD+



Conoce más acerca de nuestros proyectos aquí.



36 vistas0 comentarios